La eterna diversidad gastronómica de Andalucía

La eterna diversidad gastronómica de Andalucía

Y seguimos nuestro repaso a otras gastronomías hermanas. Hoy paseamos por Andalucía. Os invitamos a compartir vuestras vivencias, recetas y productos, que por supuesto, habremos olvidado.

Andalucía es una de las comunidades autónomas con mayor historia de conquistas y reconquistas. La marcada influencia de árabes, romanos e hispanos se hace presente en todas las vertientes de la vida andaluza (arte, arquitectura, cultura, etc.), y la gastronomía no podía ser un caso aparte.
Cada provincia y ciudad andaluza ofrece su valioso aporte a la cocina de esta región, aglomerando así ingredientes que van desde las nueces hasta los sesos de terneras, y creando platillos que pueden satisfacer hasta a los gustos más variopintos. Pero a pesar de todo este abanico de sabores y texturas, hay un denominador común que viene a resumir toda Andalucía en un plato: el gazpacho.

Hecha a base de tomate e incorporando ajo, aceite de oliva, pepino, sal y poco más, no solo es un placer gastronómico, sino que es muy nutritiva y refrescante… algo que sabremos aprovechar frente al calorcito andaluz.

Luego la gastronomía local se va ramificando dependiendo de dónde nos encontremos. En el caso de Córdoba y Granada, por ejemplo, la influencia musulmana sale a relucir con preparaciones que incorporan berenjena, nueces, caracoles y demás. Platos típicos como la Olla de San Antón o la Tortilla sacromonte no pueden pasarse por alto.

Sevilla nos regala varios platillos a base de pescado, como el bacalao al tomate o rebozado. También aporta su lado dulce con la Poleá, postre típico a base de gachas.

En Cádiz se mantiene la predilección por lo acuático, y frutos del mar como langostinos o pescados como el atún de almadraba (y su exquisita mojama) y caballas pueblan los menús locales.

Jaén además del aceite, parte a la cabeza en lo que a carnes se refiere: con el conejo preparan deliciosos platos como los andrajos (guiso con tomate, cebolla y pimientos) o las galianas (gazpacho con conejo).

Y que decir de Huelva, mundialmente conocida por sus Jamones y sus incomparables Gamba.

¿Algo de beber?

Como todo en esta vida no es comer, hay que mencionar los principales vinos andaluces. Esta tierra cuenta con numerosas denominaciones de origen, entre las que podemos resaltar el Jerez, el Condado de Huelva, Montilla-Moriles o Manzanilla de Sanlúcar.


Una comunidad autónoma donde no parece haber una calle igual a otra, es sinónimo de numerosos sabores y cocinas amalgamadas. Disfruten esta gastronomía paso a paso y a profundidad, como lo merece.

Y no olvides dejar tu comentario, siempre es bién recibido.