Jamón, el manjar preferido de los turistas chinos

Jamón, el manjar preferido de los turistas chinos

La gastronomía española está llena de todo tipo de alimentos característicos y de gran sabor. Capaces de conquistar a los paladares más exigentes, por ello no es de extrañar que los turistas de todas partes del mundo se dejen seducir por los sabores disponibles. Sin embargo, causa especial curiosidad la preferencia que los turistas chinos tienen por uno de estos.

Se trata del jamón. A pesar de que la gastronomía china dista tanto de la española, los turistas chinos admiten que sienten una gran preferencia por el jamón, convirtiéndolo así en uno de los alimentos favoritos de los asiáticos al recorrer el país.

Pero también surge una gran duda, específicamente, ¿por qué a los chinos les gusta tanto el jamón español? Si bien, una vez llegados, conocen qué es el jamón, una vez probado no pueden evitar que les guste bastante. Que los chinos sientan afinidad hacia un alimento curado y no cocinado, en un inicio puede corresponder a la mera curiosidad.

Curiosidad que no es de extrañar puesto que en China los embutidos suelen ser cocinados y no curados como lo es justamente el jamón. Pero una vez ingeridos la mezcla de sabores y texturas convierten al jamón en una de sus comidas españolas favoritas. Sin importar la edad, o el sexo, el jamón les termina encantando gracias a sus características y su versatilidad a la hora de degustar junto a otros alimentos.

Entre los puntos positivos, y aquellos que convierten en una obsesión al jamón español entre los chinos, se encuentra por ejemplo su aroma agradable, su precio y por supuesto sabor. Según lo comentado por los mismos turistas, el jamón combina muy bien con el pan, o con cochinillo.

Mientras que otros visitantes asiáticos han afirmado que su precio es conveniente. Por otro lado, las comparaciones son inevitables, y más en este caso donde los chinos comparan al jamón español con los disponibles en China, donde el primero sale ganando porque no es tan salado como lo es el segundo.

Así, las charcuterías españolas están acostumbradas a que los turistas chinos se interesen en probar algo de jamón. También es muy común que luego de acabar con la degustación no se conformen con una sola ración, sino que pidan una pieza completa para llevársela y poder compartirla junto a sus familiares y amigos, muchas veces sin importar el precio.

Comentarios

    Dejar comentario